Foto familiar de una boda antiguamente
11 de junio de 2021 Minutos de lectura

Mirar al pasado

para acabar con el matrimonio infantil

Tamara reflexiona sobre cómo las actitudes hacia el matrimonio infantil de cada generación de su familia apuntan a soluciones para poner fin a esta práctica destructiva.

Por Tamara Tutnjevic

En la primera página de mi álbum de fotos familiar hay dos fotografías en blanco y negro de la boda de mis abuelos. Una muestra a mi abuela materna de 16 años, sonriendo con su vestido de novia, sosteniendo a mi abuelo frente a la casa de su familia. En otro, mi abuela paterna también de 16 años, vestida con un traje tradicional del pueblo, todo correcto y serio. Dos mujeres, con diez años de diferencia, de dos comunidades y estratos sociales diferentes, hacían lo único que podía hacer una niña en ese momento: casarse. Ninguna siguió con sus estudios más allá de primaria, y ambas fueron madres antes de cumplir los 18 años. Hoy las consideraríamos novias infantiles.

En la página siguiente, hay una foto del día de la boda de mis padres. Mi madre, de 23 años, luce emocionada y sonriente. Ella ya tiene un título universitario, está trabajando como maestra y no lleva vestido de novia en una protesta contra la convención (¡era 1969 después de todo!) Una generación de diferencia y una imagen completamente diferente a la generación anterior.

Mis abuelas probablemente se opondrían a que las etiquetaran como niñas novias. Después de todo, así era como se hacían las cosas en la mayor parte del mundo en ese momento. Hoy en día, el matrimonio infantil se considera un problema de determinadas culturas, países o religiones. La gente a menudo cree que las cosas no se pueden cambiar por estas razones. Pero eso no es verdad.

Mi álbum familiar es testimonio de un cambio histórico, de una ruptura en la cadena intergeneracional del matrimonio infantil. A menudo comparo lo que llevó a este cambio con lo que hacemos hoy en World Vision en nuestro trabajo para proteger a las niñas de cualquier daño. Trabajamos para ayudar a una generación a comprender que las tradiciones y prácticas dañinas, como el matrimonio infantil y la mutilación genital femenina, no necesitan continuar en la siguiente generación.

Creo que la razón principal detrás del gran cambio entre la generación de mis abuelas y la de mi madre fue un impulso deliberado del gobierno para defender los derechos de las mujeres y reconocer sus valiosas contribuciones a la recuperación económica y social de la nación de la guerra. Ese impulso no logró transformar por completo las normas de género, pero dio como resultado una serie de políticas e iniciativas que, a su vez, crearon un espacio para el empoderamiento y la participación política de la mujer. Estos finalmente llevaron a la erradicación del matrimonio infantil.

Es importante mencionar cuatro de estas políticas e iniciativas:

  1.  Aprobar una legislación que prohíba el matrimonio infantil primero para los menores de 16 años y luego para los menores de 18 años. Esto ayudó a crear una "nueva normalidad" en lo que respecta a lo que es legalmente aceptable en la sociedad. Estas leyes también allanaron el camino para otras políticas que crearon alternativas al matrimonio infantil.
  2.  Hacer que la educación primaria sea obligatoria para todas las niñas y garantizar el acceso a la educación secundaria y terciaria, gratuita e inclusiva, creando nuevas oportunidades para las niñas en la sociedad.
  3.  Empoderar a las niñas como decisores clave y agentes de cambio en las esferas política, económica y social mediante el intercambio de información, el desarrollo de habilidades y el establecimiento de servicios de apoyo.
  4.  Llevar a cabo iniciativas nacionales de concienciación a gran escala para apoyar el derecho de las niñas a la educación, abordar el matrimonio infantil y cambiar las normas de género.

Estas cuatro intervenciones siguen siendo la columna vertebral de los esfuerzos para acabar con el matrimonio infantil. 

Desde hace muchos años, sabemos lo que se necesita para acabar con el matrimonio infantil. Todo lo que necesitamos ahora es un gran impulso para que estas intervenciones se implementen en todos los países. Los esfuerzos de recuperación de COVID-19 para reconstruir mejor brindan la oportunidad perfecta para que los gobiernos y los donantes se conviertan en campeones de la erradicación del matrimonio infantil. Juntos, World Vision, nuestros socios y tú podemos ayudarlos a lograrlo exigiéndoles que tomen medidas para romper la cadena generacional y crear un futuro diferente para las niñas en riesgo de matrimonio infantil.

En memoria de mis abuelas y de las tuyas

Más historias