Confeccionando ropa desde los 12 años en Bangladesh

"60 bolsillos por hora"

Bithi es una de los cuatro millones de niños que trabajan en Bangladesh.

Bithi, de 15 años, ha estado trabajando en una fábrica de ropa durante los últimos tres años. Ella es una de los cuatro millones de niños bangladesíes empleados. Bithi anhela estar en la escuela con niñas de su misma edad, pero siente que ya es demasiado tarde.

La aguja zumba, los dedos vuelan y montones de tela se cosen a una velocidad récord.

“60 bolsillos por hora”, nos dice en voz baja la joven de 15 años que está detrás de la máquina de coser. Apretada en una habitación junto con otras 20 mujeres de Bangladesh, la niña se inclina sobre su máquina mientras las luces fluorescentes se iluminan con fuerza en lo alto.

Bithi es una de los miles de niños bangladesíes que ensamblan vaqueros de diseño que nunca podrá pagar. La paralizante pobreza y un padre enfermo han obligado a la familia de Bithi a enviar a sus dos hijas mayores a las fábricas de confección para coser ropa que se venderá en tiendas de Canadá, Estados Unidos y otros países de altos ingresos.

“El primer día me sentí mal, pensé que esto no estaba bien. Era demasiado pequeña y estaba rodeada de gente mayor. Ese día, lloré”, nos dice Bithi.
Bithi, en la fábrica de ropa, armando vaqueros de diseño.
Bithi está ensamblando vaqueros de diseño que se venderán en tiendas de Canadá, Estados Unidos y otros países de ingresos altos.

Pero eso fue hace tres años, cuando Bithi tenía 12. Ahora, es su rutina: no derrama más lágrimas. Todos los días, Bithi ayuda a crear un mínimo de 480 pares de pantalones por 83,3 taka, solo 83 céntimos.

En cierto modo, Bithi se siente agradecida por el trabajo. Nos dice con seguridad que su fábrica es "buena".

Su jefe, Muhammad, de 24 años, habla muy bien de Bithi. Nos dice que es una buena trabajadora y rápidamente la ascendió de ayudante de fábrica a operadora de maquinaria.

“Los jóvenes normalmente son más rápidos, tienen una buena velocidad de trabajo”, dice con franqueza el jefe de Bithi.

La tienda de Muhammad es pequeña - subcontrata trabajos de otras fábricas de ropa más grandes - y las políticas gubernamentales con respecto al trabajo infantil son ignoradas, como en muchos otros lugares.

“Los salarios que estamos dando en esta fábrica no son suficientes, incluso yo, a cargo, lo sé”, admite con tristeza.

Aún así, para Bithi, está bien. Ella dice que en el trabajo no tiene problemas, no hay incendios peligrosos y tiene un buen jefe. Bithi nos cuenta que en una ocasión, la aguja de la máquina de coser le atravesó el dedo y como siguió sangrando pudo tomarse el resto del día libre para curarse. Ella nos dice que en muchas fábricas, esto nunca se hubiera permitido.

Bithi asiste a las clases de educación de World Vision para niños que no asisten a la escuela.
Todos los días, Bithi asiste a las clases de educación informal de World Vision para niños que no están en la escuela o que son niños trabajadores. Es lo más destacado de su día

La madre de Bithi, Feroza, no se disculpa por enviar a sus dos hijas mayores a las fábricas de ropa antes de que fueran adolescentes. La conocimos en la casa familiar, donde los ocho miembros comparten un dormitorio.

Hace unos años, el marido de Feroza se puso muy enfermo. No podía trabajar y la familia estaba atravesando una crisis.

“No había comida, ni siquiera arroz. Lloro cuando recuerdo esos días. Pensé que era mejor para nosotros morir que no tener comida ”, nos dice Feroza.

Durante año y medio, Feroza hizo malabares con el trabajo doméstico, crió a seis hijos y dirigió un negocio de fabricación de bolsos. Aún así, no podía llegar a fin de mes. Rogó y pidió comida miembros de asociaciones caritativas y vecinos. Por la noche, los niños lloraban de hambre.

Feroza sabía que algo tenía que cambiar. Así que hizo lo que le hicieron sus padres cuando llegaron a Dhaka hace décadas. Feroza envió a su hija mayor, Doli, a trabajar en una fábrica de ropa a los 12 años.

“Antes de comenzar a soñar con el futuro, comencé a trabajar”, dice Doli, la hermana de Bithi, que ahora tiene 19 años.

Y cuando Bithi tenía 12 años, también la enviaron a trabajar en una fábrica.

"Como madre, me siento triste pero aún tengo que ser realista", dice sin rodeos Feroza.

Bithi camino al trabajo.
Bithi de camino al trabajo para otro turno de 12 horas, cuando realmente debería ir a la escuela.

Bithi nos dice que cuando ve a otras niñas de su edad con sus uniformes escolares a cuadros azules y blancos, "le rompe el corazón". Una vez tuvo un sueño para el futuro, ser médico, pero ha renunciado a ese sueño.

"Ahora solo sueño con estar de pie sobre mis propios pies", nos dice Bithi con seriedad.

World Vision trabaja en todo el mundo mediante el apadrinamiento de niños y otros proyectos para ayudar a reducir la vulnerabilidad de los niños a la trata, el abuso y la explotación. En Bangladesh, nuestro Proyecto Red de Seguridad Infantil ha llegado a un total de 161.231 niños de comunidades vulnerables, cuyo objetivo es ayudar a niños como Bithi.