Juliet de Uganda, de 18 años,  dando su clase
24 de agosto de 2021 Minutos de lectura

Elegir la escuela frente al matrimonio no es fácil

para las niñas en Uganda

Cuando Juliet tenía 15 años, era una alumna excelente que aspiraba a convertirse en enfermera algún día. Pero fue obligada a casarse.

Los padres de Juliet estaban fuera de la ciudad cuando un vecino de su aldea en la zona rural de Uganda la convenció para que se casara con un hombre al que apenas conocía, 10 años mayor que ella.

“Pensé que con él la vida sería buena”, dice. “Mi vecino me convenció de que la familia era rica y que él me proporcionaría ropa, comida.... todo lo necesario. Y pensé: "Puedo cuidar de él'".

Pero tan pronto como terminó la boda, el nuevo esposo de Juliet la llevó a vivir a otro distrito, separándola de su familia, que aún no sabía lo que acababa de suceder. De repente, se sintió aislada y sola.

Juliet de pie junto a la ventana de clase en Uganda

Desafortunadamente, la situación de Juliet no es única. Un tercio de las mujeres de Uganda se casan siendo aún niñas. En Kahunge, la ciudad natal de Juliet, niñas de tan solo 12 años abandonan la escuela para casarse.

Ahora más que nunca, el matrimonio es visto como la única opción para muchas niñas, ya que la pandemia de COVID-19 ha obligado a las escuelas a cerrar durante más de un año, al mismo tiempo que muchas familias se precipitan a un abismo de pobreza. La dura realidad de luchar por encontrar comida para cada día ha evaporado el sueño de muchas niñas de terminar su educación, y casarse parece una manera fácil de tener una vida mejor. Al mismo tiempo, muchos padres alientan a sus hijas adolescentes a dejar la escuela y casarse debido a la práctica común de los pagos de dote, que los hombres tradicionalmente pagan a la familia de la niña a cambio de su esposa.

Pero los expertos en protección infantil en Uganda dicen que la fuerza impulsora detrás del matrimonio infantil a menudo es aún más profunda.

“Sucede a menudo porque no se sienten amadas ni apoyadas en casa”, dice Margaret Ayebazibwe, oficial de protección infantil de World Vision en Uganda. "En cambio, buscan a un hombre que las ame y las apoye. Las niñas de la escuela envidian a sus compañeros casadas, que reciben mucha atención, así como regalos, ropa nueva y, a menudo, bebés".

En Uganda, las tasas de deserción escolar de las niñas son mucho más altas que las de los niños, y el matrimonio, el embarazo y las limitaciones económicas son las razones más comunes por las que las niñas se van.

Cuando Juliet se dio cuenta de la trampa en la que había caído, no supo qué hacer. “Me gustaba mucho la escuela, así que el matrimonio me pareció un error”, dice. “Insistí en que quería volver a casa. Ya no quería casarme ".

 

Insistí en que quería volver a casa. Ya no quería casarme.

Aunque Juliet no lo sabía, la gente de su comunidad ya la estaba buscando; trabajando juntos para traerla a casa.

Liderando el esfuerzo estuvo el padre de Juliet, Claver Saturday, quien también es miembro del comité comunitario de bienestar infantil de World Vision. Gracias a su formación, cuando se dio cuenta de que su hija había desaparecido, supo qué hacer.

“Fuimos capacitados en protección infantil por World Vision, incluyendo cómo terminar con un matrimonio infantil”, dice. “Puede que seamos pobres aquí, pero mi hija no iba a encontrar una vida mejor allí. Sin educación, terminaría siendo más pobre e incapaz de pagar lo básico".

Claver trabajó con el comité de protección infantil y los amigos de Juliet para averiguar el nombre del hombre y localizar su ubicación. Luego presentó el caso ante la policía de Uganda.

Juntos localizaron a su hija y pudieron anular el matrimonio. “Cuando vinieron a buscarme, me di cuenta de lo mucho que la gente me quiere”, dice Juliet, sonriendo entre lágrimas.

Desde el rescate de Juliet, Claver ha centrado su atención en cambiar la mentalidad de otros padres que están tentados a vender a sus hijas al matrimonio para ganar dinero con la dote. Junto con otros miembros del comité comunitario de protección infantil, está trabajando para asegurarse de que todos en la comunidad comprendan el daño que el matrimonio infantil hace a la salud y el futuro de las niñas al empujarlas fuera de la escuela y hacia la maternidad temprana.

 

 

Juliet y su familia de Uganda están sentados frente a su casa

Juliet ha vuelto a la escuela, aunque la familia todavía tiene dificultades para pagarla y durante la temporada de lluvias. A veces, Juliet tiene que trabajar con sus padres. Pero Juliet también cuenta con el apoyo de un padrino, quien le brinda la ayuda y el aliento que necesita para seguir comprometida con sus estudios.

“Mucha gente me animó a volver a la escuela”, dice Juliet. “Me da valor. Si tengo educación, puedo ayudar a mi familia. Quiero lograrlo porque estas personas me ven como una campeona”.

Para niñas como Juliet, la oportunidad de permanecer en la escuela puede determinar un camino para el resto de sus vidas. La educación proporciona las herramientas no solo para cambiar su futuro, sino también el futuro de su comunidad.

“Miro a las maestras y enfermeras y pienso, 'alguna vez fueron niñas como yo. Veo que tratan a todos con amabilidad, cariño y amor. Quiero ser así”, dice Juliet. "Lo que quiero decirles a otras chicas jóvenes es que no se dejen llevar porque casarse parece una salida fácil o romántica. ¡Ve a la escuela! Eso es lo único que te dará oportunidades en el futuro".

Apadrina una niña

Las niñas como Juliet necesitan padrinos para construir un futuro sin miedo

Apadrina ahora

Más historias