Niña y sus padres posan con comida ante la cámara
14 de mayo de 2021

Creamos entornos seguros para los niños

La vida de Sok y su familia cambió gracias a una iniciativa de World Vision

Sok * es una estudiante de 15 años que vive con sus padres y sus tres hermanos. Junto a su familia vive en el distrito de Borei Chulsar, provincia de Takeo, Camboya.

La familia de Sok fue un caso de estudio sobre violencia doméstica. Su padre a menudo se emborrachaba y maltrataba a su madre. Sok sintió odio por la situación de su familia, donde rara vez se le prestaba atención. Sus padres mostraban poco interés por sus estudios o sus aspiraciones en la vida. Quería huir. Necesitaba el cuidado y el amor de sus padres.

Más del 75% de los niños camboyanos experimentan al menos una forma de violencia antes de cumplir los 18 años, según una Encuesta de 2013 sobre la violencia contra los niños (VAC) realizada por el Ministerio de Asuntos de la Mujer y UNICEF.

"La violencia tiene graves consecuencias a largo plazo en la vida de los niños, su desarrollo y el futuro de sus comunidades", dice Channy Sar, especialista en protección infantil de World Vision. La violencia contra los niños le cuesta a Camboya aproximadamente 168 millones de dólares, o poco más del 1% del PIB según el mismo informe.

World Vision cooperó con los facilitadores de la comunidad para llevar a cabo unas capacitaciones para 306 familias de 13 aldeas en Borei Chulsar. Según los resultados de las pruebas previas y posteriores, 174 de 306 padres han demostrado un mayor conocimiento sobre la disciplina positiva y otras cuestiones relacionadas con la protección infantil. Por ejemplo, después de completar el curso de 17 sesiones durante cuatro meses, los padres de Sok describieron sentirse arrepentidos por la forma en que trataron a los miembros de su familia, reconociendo lo dañino que fueron estos actos para todos ellos.

Un facilitador realiza visitas domiciliarias a la familia de Sok cada dos semanas para brindar consultas, reflexionar sobre el progreso y explorar cómo la crianza positiva puede servir para transformar la vida de todos.

 

Niña y su familia posan con comida ante la cámara

Basado en la observación de un facilitador de World Vision, el padre de Sok se ha transformado en términos de su relación con su familia. Habla más a menudo con sus hijos y ayuda a su esposa a hacer las tareas del hogar y a plantar verduras. Antes, sus hijos le tenían miedo, pero ahora están muy unidos. El padre dice: “Amo mucho a mi familia. En este momento me siento feliz y queremos que esta felicidad se quede con nuestra familia para siempre ”.

Channy Sar dice: "Un entorno seguro y protector ayuda a los niños a crecer de manera saludable. Cuando los niños son tratados con justicia, ternura, bondad, cuidado y amor, continuarán haciéndose eco de esas experiencias a los demás y a la próxima generación".

"Celebrating Families" es un modelo de proyecto implementado por World Vision en 60 países con el objetivo de transformar las actitudes y comportamientos de los padres, cuidadores, líderes religiosos y miembros de la comunidad. Este proyecto los equipa y los capacita para crear un entorno seguro y protector para que los niños, especialmente los más vulnerables, prosperen y fomenten relaciones positivas dentro de las familias. En 2020, más de 37.000 padres y cuidadores camboyanos recibieron apoyo, capacitación y conciencia sobre las habilidades parentales positivas.

Más historias