Amina alimenta a su hija Sahala en su casa de Mandingo. Las cabras que compró están proporcionando ingresos y nutrientes a su familia.

Equidad de género:

La clave para acabar con la malnutrición

En el corazón de la crisis de hambruna hay un abismo en la igualdad de género existente que la pandemia está exacerbando. Incluso antes de la pandemia, las mujeres y las niñas tenían más probabilidades de estar desnutridas y representaban el 60% de la población mundial que padecía hambre crónica. Ahora las mujeres están abandonando la fuerza laboral en números significativos, llevan la carga de las responsabilidades del cuidado doméstico , sufren graves problemas de salud mental y enfrentan un aumento alarmante de la violencia sexual y de género.

Los conflictos y el cambio climático también están perjudicando de manera desproporcionada a las mujeres y las niñas, multiplicando el impacto sobre la desnutrición y revirtiendo años de logros obtenidos con tanto esfuerzo en nuestra lucha por la igualdad de género.

En lo que respecta a la nutrición, las proyecciones para mujeres y niñas son alarmantes. Ahora se prevé que otros 4,8 millones de mujeres padecerán anemia, además de los mil millones de mujeres y niñas que están actualmente afectadas. La brecha de género en la prevalencia de la inseguridad alimentaria sigue creciendo: en 2020 era un 10% más alta entre las mujeres que entre los hombres, en comparación con el 6% en 2019.  

En todo el mundo, y particularmente en el Sur Global, a las mujeres se les niega continuamente la voz y el derecho a la toma de decisiones con respecto a qué y cuándo comen, dónde y cuándo van a buscar atención médica, y si quieren tener hijos y cuándo. En resumen, las mujeres tienen menos libertad que los hombres.

Y este derecho es de vital importancia para la nutrición de mujeres y niñas. Los devastadores impactos de la desnutrición, combinados con el aumento de la violencia sexual y de género, están cambiando las trayectorias de sus vidas para siempre; a menudo incluyen embarazos no planificados que causan estragos en los cuerpos de los jóvenes y perpetúan los ciclos de desnutrición, pobreza y desigualdad.

Estas injusticias tienen su origen en las barreras sistémicas a la equidad y el empoderamiento, y el efecto dominó se extiende a muchas facetas de la vida de las mujeres y las niñas, lo que restringe los medios de vida, la educación y las oportunidades de crecimiento. Estos efectos limitan su acceso y control sobre los recursos necesarios para satisfacer sus necesidades nutricionales únicas.

Mramba (gerente de proyectos de World Vision) en una reunión formativa.
Mramba (gerente de proyectos de World Vision) dando formación a mujeres de Mandingo, Kenia.

En medio de este contexto mundial desafiante, la nutrición debe tratarse como una cuestión de igualdad de género.  No será posible lograr la igualdad de género mientras las mujeres y las niñas sufran de desnutrición a un ritmo mucho más alto que los hombres y los niños. Esto requiere nuevas acciones que consideren específicamente cómo abordar los desafíos únicos que enfrentan las mujeres y las niñas.

Sabemos que invertir en nutrición ofrece uno de los mejores retornos de la inversión: por cada 1€ invertido en nutrición, 16€ se devuelven a la economía local. 

Pero el retorno de la inversión que vemos cuando esas inversiones se realizan de una manera transformadora de género es aún mayor. Asegurar que las niñas estén bien alimentadas significa que pueden permanecer en la escuela más tiempo, desempeñarse mejor en la escuela y participar de manera más equitativa en la economía. Esto se traduce en un mayor poder de toma de decisiones sobre sus opciones nutricionales y reproductivas y su futuro en general, lo que ayuda a romper los ciclos intergeneracionales de desnutrición.

 

Si las mujeres tuvieran el mismo acceso a los recursos productivos que los hombres, sus rendimientos agrícolas aumentarían entre un 20% y un 30%

Y la producción agrícola total entre un 2,5% y un 4%. Esto sacaría del hambre a entre 100 y 150 millones de personas.

Si la educación primaria para las niñas en África subsahariana fuera universal, la productividad agrícola aumentaría en un 25% y si las mujeres en países de ingresos bajos y medianos bajos terminaran la escuela secundaria, el número de niños con poco peso para su edad o con retraso en el crecimiento disminuiría en un 26%. 

Dado que estos mismos tipos de inversiones en igualdad de género tienen efectos similares en todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ¿cuántas evidencias se necesitan para actuar? 

Amina y Halima, miembros del grupo Mandingo Savings for Transformation, exhiben alegremente las cabras que compraron con dinero prestado del grupo.
Amina y Halima, miembros del grupo Mandingo Savings for Transformation, exhiben alegremente las cabras que compraron con dinero prestado del grupo.

Generar un cambio transformador para promover los derechos de las mujeres y las niñas

Es hora de tomarse en serio el abordaje de las desigualdades de género sistémicas que enfrentan las mujeres y las niñas en todo el mundo. Debemos dejar de abordar los síntomas de la desigualdad de género y abordar las causas fundamentales de frente. Esto significa que debemos centrarnos en transformar las dinámicas y estructuras de poder desiguales que refuerzan la desigualdad de género. Este es un objetivo ambicioso, pero es la única forma de generar el cambio transformador que se necesita para promover los derechos de las mujeres y las niñas y garantizar su bienestar nutricional.

El verdadero cambio solo ocurrirá cuando las mujeres y las niñas puedan tomas las decisiones estratégicas de la vida, tengan acceso y control sobre los recursos, y puedan depender de un entorno a su alrededor que defienda su derecho a una buena nutrición. Significa responsabilizar a los gobiernos de implementar políticas que apoyen a las mujeres y niñas a reclamar sus derechos , y requiere que los hombres y otros detentadores de poder tradicionales se pongan de pie y usen sus posiciones de poder e influencia para dar forma a los sistemas para crear un mundo más equitativo. para todos.

Al colocar la igualdad de género en el centro de las intervenciones para abordar la desnutrición, podemos transformar los múltiples sistemas y estructuras que perpetúan la desigualdad de género y la desnutrición, y allanar el camino para mejorar de manera sostenible la nutrición y el acceso a dietas saludables y asequibles para todos. 

Los grupos de mujeres se encuentran entre los muchos beneficiarios del programa de medios de vida y resilencia de World Vision que permite a los hogares generar ingresos para mejorar el bienestar de sus hijos y familias.

A través de estos programas, World Vision ayuda a mujeres como Amina, a lograr su independencia económica y formar a sus comunidades sobre la igualdad de derechos de género.