Distribución de raciones de comida seca en la India por World Vision
5 de mayo de 2021

La carrera para salvar vidas

Crisis de COVID-19 en India

Hemos visto los titulares horribles provenientes de la India, con infecciones y muertes diarias que alcanzan nuevos máximos históricos en medio de un segundo aumento de COVID-19. Estos horribles informes de personas que mueren mientras esperan fuera de los hospitales, y las duras imágenes de los incendios de crematorios que arden día y noche, son indicadores claros de que la India y otros países en desarrollo son ahora los más afectados por la COVID-19.

Mridula Naraya, trabajadora de World Vision India, comparte lo que está sucediendo en el terreno:

“La gente está muriendo en la calle debido a la falta de oxígeno y de camas en el hospital”, dice Mridula Narayan de World Vision India, de pie frente a una de las muchas instalaciones de salud abrumadas en Delhi.

Mridula y su familia no eran inmunes a la nueva cepa que también está infectando a más niños. Ella y su familia contrajeron el virus al comienzo de la segunda ola. Su esposo estuvo hospitalizado durante 10 días, pero afortunadamente ya se ha recuperado. 

World Vision India está redoblando sus esfuerzos para ayudar a detener la propagación de COVID-19 apoyando a hospitales, centros de salud y comunidades con equipos de protección personal, mascarillas quirúrgicas, desinfectantes, concentradores de oxígeno y estructuras temporales para el desbordamiento de pacientes. El personal también seguirá apoyando a las familias vulnerables con elementos esenciales para la vida diaria. 

"India está atravesando una de las fases más difíciles de la crisis y la aparición de nuevas cepas ha dificultado los esfuerzos de control", dice el director nacional de World Vision India, Madhav Bellamkonda. "Existe el riesgo de perder algunos logros importantes que la India ha logrado en la lucha contra el COVID-19 ”. 

Joven sentado en el suelo

Sufian, es un niño apadrinado de 14 años, que ha perdido a su padre debido al coronavirus. "Mi padre fue muy protector. Echo de menos lo cariñoso que era... es lo que más extraño", dice. El personal de World Vision India está tomando medidas para ayudarlo a él y a su familia a afrontar los desafíos que se avecinan. 

World Vision ya ha llegado a 4,8 millones de personas en la India con asistencia destinada a ayudar a los más pobres a hacer frente a los devastadores impactos económicos de los bloqueos anteriores y los esfuerzos de prevención de la COVID-19. Esto incluye trabajar con líderes religiosos para combatir el escepticismo sobre las vacunas y presionar por una distribución justa y equitativa de las vacunas. La vacilación, la desinformación y la escasez esperada de vacunas también están afectando los esfuerzos de implementación de vacunas y podrían obstaculizar los intentos de poner fin a la pandemia.

“Estoy realmente desconsolado por la devastadora ola de infecciones por COVID-19 que está arrasando la India y su impacto en los millones de niños y niñas a los que ya estamos ayudando en esta crisis. Vamos a continuar haciendo todo lo que esté en nuestras manos para apoyar a los más vulnerables. Esto incluye trabajar con líderes religiosos para combatir el escepticismo sobre las vacunas y presionar por su distribución justa y equitativa", dice Andrew Morley, presidente y director ejecutivo de World Vision International. 

España y otros países han ofrecido asistencia, aportando concentradores de oxígeno, ventiladores y otros equipos esenciales para ayudar a India a superar esta calamidad. Pero a diferencia de la primera ola, donde la propagación de la infección se limitó en gran medida a las áreas urbanas, la segunda ola se ha extendido a las personas más vulnerables en las áreas rurales donde los servicios de salud son aún más limitados. En muchos casos, dos pacientes se apiñan en la misma cama. 

La cifra global acumulada de muertos ya ha superado los tres millones y sigue aumentando. Se necesitaron nueve meses para llegar a un millón de muertes, cuatro meses para llegar a dos millones y solo tres meses para llegar a tres millones. World Vision está monitoreando de cerca a países como Bolivia, Ecuador, México, Siria y Papúa Nueva Guinea, donde han surgido nuevos picos en el número de casos.

Más historias