10 de los lugares más peligrosos para ser un niño. Parte 2/2

10 de los lugares más peligrosos para ser un niño. Parte 2/2

Ser niño debe ser mágico, lleno de maravillas, aventuras y diversión. Pero para millones de niños que viven en los lugares más peligrosos del mundo, la infancia es a menudo lo primero que se pierde.

Los niños sufren niveles extremos de abuso, explotación y violencia, a menudo durante generaciones, y enfrentan altos niveles de inseguridad alimentaria, hambre y desnutrición. Los conflictos, las sequías, las inundaciones, la exclusión y la desigualdad forman una capa tras otra de barreras imposibles para escapar de la pobreza crónica y la vulnerabilidad.

 
Hoy te traemos la segunda entrega de la lista de los lugares más peligrosos para ser un niño, dónde te explicamos a 


En World Vision trabajamos en estos lugares de difícil acceso para proteger y restaurar la infancia de niñas y niños de todo el mundo. En esta segunda entrega de la lista de los lugares más peligrosos para ser un niño, te explicamos cuáles son y por qué:

10.6

República Centroafricana

La República Centroafricana es uno de los países más pobres del mundo y una de las crisis más olvidadas. Después de décadas de inestabilidad política, los nuevos enfrentamientos con grupos armados en 2017 han dejado a los niños particularmente vulnerables a la desnutrición, el abuso y los brotes de enfermedades. 

Con una población de solo cinco millones, la mitad necesita asistencia de emergencia. Más de un millón de niños y familias han sido desplazados, el 68% de las niñas se casan antes de los 18 años y más de 14.000 niños han sido utilizados como niños soldados, niños como Lionel. Cuando los soldados atacaron su comunidad y mataron a sus padres, Lionel se ofreció como voluntario a un grupo de milicias rival. Tenía solo 11 años y lo hizo para mantenerse con vida. 

Irak

Petróleo. Tormenta del Desierto. Armas de destrucción masiva. Esto es lo que muchos de nosotros pensamos cuando pensamos en Irak. Enredado en un conflicto desde la década de 1990, ISIS es la última de una larga lista de amenazas a los niños y las familias del país. Se suma a eso la inestabilidad política y los bajos precios del petróleo a lo largo de los años, y tendrá una economía descarrilada que ha dejado a muchas familias en situaciones precarias. 

2,1 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en busca de refugio donde sea que puedan encontrarlo, ya sea en campamentos o en edificios abandonados. En julio de 2017, las fuerzas iraquíes recuperaron con éxito la ciudad de Mosul enviando a ISIS a la fuga y liberando a las familias que habían estado cautivas allí. 

Irak

¿Pero que pasa ahora? La exposición prolongada a la violencia pasa factura, dejando a muchos niños con las cicatrices de la guerra, niños como Raja.Raja de 10 años, resultó gravemente herida a causa de una bomba durante la batalla de Mosul. Perdió su mano izquierda y no puede caminar. ¿Cómo superará las cicatrices físicas y emocionales de la guerra? 

Pakistán

Pakistán

Una larga historia de conflictos, inestabilidad política, sequías severas, inundaciones y deslizamientos de tierra en las regiones montañosas son solo algunas de las capas que hacen que Pakistán sea difícil para los niños. 

Pakistán acoge a más de 1,4 millones de refugiados afganos, el 58% de los cuales son niños. Sumado a eso, más de 249,000 pakistaníes han sido desplazados debido al conflicto regional en curso y los desastres naturales de las áreas rurales. Al menos 5,3 millones de niños no van a la escuela y se estima que 12,5 millones de niños están involucrados en el trabajo infantil, niños como Shahid. Shahid tiene 9 años y ha empezado a trabajar por las noches con su padre cuando sus padres ya no pudieron pagar las tasas escolares. Está enfadado y asustado ¿qué opción tiene?

Sudán

En 2006, la guerra civil de 22 años llegó a su fin y condujo a la creación de Sudán del Sur. Fue una de las guerras civiles más largas registradas y la segunda en la historia de Sudán, y obligó a muchos niños y familias a huir de sus hogares en busca de seguridad.

La inestabilidad política y un costo de vida vertiginoso han impedido que los más vulnerables accedan a lo básico: alimentos, agua, refugio, atención médica y educación. El cambio climático agrava la situación con períodos regulares de sequía seguidos de inundaciones, con el peligro adicional de brotes de sarampión y fiebre amarilla. 

Estas capas de inestabilidad han obligado a más personas a buscar refugio en países vecinos como Kenia, el segundo país de acogida de refugiados en África. 

Sudán

Buscando seguridad y ayuda de emergencia, se dirigen a campamentos como Kakuma, pero ¿qué les sucede a los niños en estas situaciones? Niños como Nesadin.

Nesadin y su familia escaparon del conflicto en Sudán hacia un campo de refugiados en Kenia. Pero, ¿qué le depara el futuro a un niño que crece en un campo de refugiados?

 

Siria

Siria

El conflicto en Siria comenzó en 2011 y pasó desapercibido hasta septiembre de 2015, cuando la muerte de Alan Kurdi, de tres años, captó la atención mundial. Ahora en su noveno año, la crisis de los refugiados sirios es reconocida internacionalmente como la mayor crisis de refugiados de nuestro tiempo. La guerra civil ha hecho retroceder décadas el nivel de vida nacional de Siria, destruyendo los sistemas de atención médica, las escuelas y las instalaciones de agua y saneamiento. 

Cientos de miles de personas han muerto, 5,6 millones de sirios han huido del país como refugiados y otros 6,6 millones de sirios, incluidos 2,5 millones de niños, se encuentran desplazados dentro del país. La mitad de los afectados son niños inocentes. 

Estos niños sirios han sido testigos de formas atroces de violencia y son los más afectados por esta guerra, niños como Shames. Shames, de 17 años, y su madre lo perdieron todo cuando huyeron de la guerra civil en Siria. Ahora viven como refugiados en el valle de Bekaa, Líbano. Ella se preocupa por la salud de su madre y cómo se las arreglarán cada día para sobrevivir. Algún día espera regresar a Siria y completar su educación, pero por ahora está fuera de su alcance. 

 

Las tristes realidad de estos niños, son solo un pequeño ejemplo de las millones de infancias robadas que a los niños de estos países frágiles y peligrosos les ha tocado vivir. En World Vision trabajamos con los líderes de las comunidades para desarrollar habilidades de consolidación de paz y para satisfacer las necesidades inmediatas de los más vulnerables para que cada niño pueda tener la oportunidad de una vida plena sin importar dónde viva. En esta difícil tarea, se necesita a todo el mundo para acabar con la violencia infantil. Tú también puedes ayudarnos.