Brindar atención médica en Myanmar a bebés y madres

Brindar atención médica en Myanmar a bebés y madres

Zin Mar se sienta con su esposo Soe cuatro días después del parto seguro de su bebé. Foto de Paul Bettings 


Si en general, la salud está determinada por muchos factores sociales, en el caso de la salud maternal, del recién nacido e infantil, tales factores son mucho más importantes. En palabras de la Comisión de la OMS (2008), en el caso de la salud materno-infantil son las condiciones en las que las personas nacen, crecen, viven, trabajan, y envejecen, incluyendo el sistema sanitario, las que la determinan potentemente.

La pobreza y la desigualdad contribuyen a gran parte de la mortalidad materno-infantil, y perinatal. La pobreza afecta a la mortalidad maternoinfantil a través de una serie de mecanismos: por ejemplo una dieta deficiente y la inseguridad de la alimentación aumentan el riesgo de enfermedad y malnutrición; las condiciones ambientales deficientes contribuyen, a su vez, a una vivienda, a un suministro de agua y una atención sanitaria de muy baja calidad; y la pobreza familiar reduce la búsqueda de la atención sanitaria, y el acceso a la información y a los servicios sanitarios.

Por ello, las tasas de supervivencia infantil se diferencian significativamente en el mundo. Tres cuartas partes de las muertes infantiles ocurren en África y Asia Sur-Oriental; y dentro de cada país, la mortalidad de niño es más alta en áreas rurales, y entre familias más pobres y menos educadas. En World Vision trabajamos para que todos los niños y niñas tengan oportunidades de sobrevivir y crecer sanos, sin violencia y con oportunidades de futuro, independientemente del lugar donde les haya tocado nacer.

Ma Hla Hla es supervisora ​​de salud pública en la zona rural de Myanmar. “Antes de venir, el centro de salud estaba vacío. Nadie estaba trabajando aquí, estaba cerrado
por lo que solicité el trabajo y lo obtuve”. 

Después de una capacitación de actualización, trabajó con la oficina del distrito para obtener medicamentos para abastecer el centro e informó a los aldeanos que la clínica estaba abierta nuevamente. Ella Trabaja en una zona rural de Myanmar donde uno de nuestros programas se encarga de mejorar el acceso a los servicios de salud para madres y niños pequeños.

El programa ENRICH se encarga de mejorar el acceso a los servicios de salud para madres y niños

ENRICH programa

El programa ENRICH ha llevado a cabo la renovación del centro de salud local, ha brindado capacitación complementaria mensual al personal de salud y ha construido un centro. Hay clases para madres sobre nutrición e higiene, y capacitación para esposos y padres. 

“ENRICH brinda educación médica continua: aprendemos sobre saneamiento, vacunas, enfermedades transmisibles y más. Luego tomamos nuestra capacitación y la replicamos a la comunidad” dice Ma Hla Hla. “Esta capacitación es importante porque vivimos en una aldea remota y es importante mantenernos informados. Es nuestra única oportunidad de mantenernos al día con los cambios y desarrollos importantes”.

Una paciente especial

La vida de Zin Mar, una joven madre con una hija de cuatro años, ha cambiado gracias a la llegada de Ma Hla Hla. 


“Zin Mar vino a principios de este año en su segundo mes de embarazo. Cuando supe que era su cuarto embarazo y que solo tenía 25 años y una hija, supe que teníamos que cuidarla" dice Ma Hla Hla. "De hecho, pude derivarla al hospital en la cercana ciudad de Thabaung, donde fue atendida por un médico todos los meses.”

Zin creció en este pueblo y no sabía que algunas de las prácticas tradicionales que le fueron transmitidas podrían ser perjudiciales para ella y su bebé. Con mi cuidado y la capacitación de ENRICH que recibieron ella y su esposo, tuvo un embarazo saludable y dio a luz a su bebé en el hospital el mes pasado ”.
 
Ma Hla Hla dice que muchas familias no saben que algunas tradiciones pueden ser dañinas para sus bebés durante el embarazo. En los embarazos anteriores de Zin Mar, le dijeron que no descansara durante el día, ya que haría que el bebé fuera demasiado grande para un parto seguro. Algunas otras madres no comen verduras saludables como las espinacas, ya que existe la preocupación de que pueda enfermarlas y no beneficiarlas a ellas ni al bebé.  

Esto hace que el papel del profesional del centro de salud de la aldea y la capacitación de ENRICH sean aún más importantes. 

Ahora, con el contacto frecuente entre Ma Hla Hla y los aldeanos, más familias están reconociendo la necesidad de una consulta de salud. Los esposos que anteriormente desanimaban a sus esposas de asistir a sesiones de educación para la salud ahora los apoyan, e incluso se atienden a sí mismos. 

Las sesiones educativas permiten a Ma Hla Hla monitorear el crecimiento de bebés y niños pequeños e incluyen información sobre una buena nutrición, cómo mantener a los niños saludables de enfermedades estacionales, una buena higiene en el hogar y la importancia de las visitas regulares de salud

El parto: un documental colaborativo

Este documental nace para ser un espacio de reflexión sobre las innumerables elecciones que podemos tomar desde que decidimos concebir un bebé. El documental ha sido creado con vosotras y para vosotras. Y para las madres en lugares como las zonas rurales de Myanmar, donde no hay elección.

Puedes ver el resto del documental aquí.