Niñas obligadas a casarse

LA HISTORIA DE ESTHER*

>*Nombre modificado para preservar la identidad del niño

Esther tuvo que huir del futuro que sus padres tenían programado para ella. Unos planes que descubrió cuando sus padres le llevaron a ver a una comadrona.

Empecé a ir a la escuela a los 8 años y la verdad es que me iba muy bien. Pero mis padres pensaban que la educación formal era una pérdida de tiempo, creían que lo único importante eran las tradiciones. Cuando terminé 6º año, ellos me llevaron por la fuerza a ver a una comadrona para que me cortara. A hurtadillas, me fui a casa de mi abuela, pero mi padre me mandó a volver. Cuando llegué a la casa, había una multitud de hombres esperándome. Pregunté a mi hermano y mi hermana qué pasaba, pero ninguno me dijo nada. Al día siguiente vino un hombre en edad de casarse, y trajo las vacas para hacer el cambio. Esa noche, me fui de casa y dormí arriba de un árbol hasta el amanecer. Los trabajadores de World Vision en Kenia se enteraron de lo que me estaba pasando y me rescataron. Logré terminar la escuela primaria y empecé la secundaria, donde acabo de pasar la primera etapa entre las 10 mejores calificaciones. Ahora mi sueño es ser ministra de educación, para luchar por el derecho a la educación de las niñas y contra la ablación genital femenina.

Esther por suerte no acabó siendo una de las más de 200 millones de mujeres y niñas en todo el mundo que han padecido la mutilación de sus genitales para preservar, según sus defensores, la identidad étnica y de género, la feminidad, la pureza y la virginidad, protegiendo así el “honor de la familia” y asegurando un matrimonio favorable, casi siempre forzoso y cuando todavía son menores de edad.

Cada año 13,5 millones de niñas sufren amenazas y son obligadas y alentadas a casarse. Debido a su inmadurez, tienen más probabilidades de sufrir daños físicos y psicológicos y, separadas de sus familias, a menudo están condenadas a pasar una vida insalubre, analfabeta y de pobreza extrema.

Nuestro trabajo

  • Construimos escuelas refugio y espacios seguros para las niñas en los que ofrecemos protección. 
  • Trabajamos para cambiar las perspectivas sobre el matrimonio temprano mediante campañas de concienciación locales.
  • Ofrecemos alternativas seguras para que los padres no perciban el matrimonio como la única forma de proteger a sus hijas.

Tu donación ayudará a niños de todo el mundo a huir del trabajo infantil, el tráfico sexual o situaciones de emergencia.

matrimonio1

Con 12€ al mes

Cambiamos la perspectiva sobre el matrimonio temprano mediante campañas de concienciación locales.

matrimonio2

Con 25€ al mes

Ofrecemos alternativas seguras para que los padres no perciban el matrimonio de sus hijas como la única forma de protegerlas.

matrimonio3

Con 50€ al mes

Construimos escuelas refugio y espacios seguros para ofrecer protección a las niñas que huyen de los matrimonios tempranos y la ablación.

Rescata a un niño ahora

*las donaciones se destinan a protefer a los niños más vulnerables en contextos frágiles, a luchar contra la violencia infantil y a actuar de manera inmediata ante la emergencia a través de la Red Internacional de World Vision.