Niños forzados a trabajar

LA HISTORIA DE SHADID*

*Nombre modificado para preservar la identidad del niño

En situaciones desesperadas, los padres deben tomar decisiones duras y, a menudo, no conciben otra manera de salir adelante que mandando a sus hijos a trabajar porque de otra forma no pueden alimentarles, vestirles o llevarles al médico.

Shadid tiene nueve años y vive en Pakistán. Por la noche, trabaja a oscuras rebuscando entre la basura del vertedero. Espera encontrar botellas de plástico que más tarde pueda vender para alimentar a sus tres hermanas y dos hermanos pequeños. Junto a su familia emigraron en busca de un nuevo hogar libre de ataques terroristas y violencia. Poco después, tuvo que hacer frente a la pavorosa realidad de que su vida poco iba a mejorar. De hecho, podía perderlo todo.

Las noches son el momento más duro para mí. Trabajo hasta las ocho de la mañana y luego paso un rato con mi familia antes de dormir solo tres horas. Estoy cansado casi toda la noche. Es muy difícil mantenerse despierto. Hace frío y a veces el ambiente es húmedo y lluvioso. Llevo puestas tres capas de ropa, pero sigo tiritando. Cuando hace demasiado frío para dormir, juego al críquet. Hay otros 12 niños de mi edad; hacemos una pelota con basura. Es sencillo, pero divertido. Hace dos meses, me uní al centro de educación no formal de World Vision, donde estudio unas horas al día. Me ha cambiado la vida. Cuando trabajo, pienso en la escuela y que, después de dormir tres horas por la mañana, puedo ir a estudiar. Sigo vendiendo botellas de plástico por las tardes, pero también intento buscar tiempo para estudiar. Es muy importante para mí. Mi padre solía decir que pasar tres horas estudiando es una pérdida de tiempo, pero un trabajador de World Vision me convenció de que merecía la pena.”

Se estima que hay 264 millones de niños de entre 5 y 17 años de edad que están trabajando en el mundo. Entre estos, actualmente 85 millones de niños realizan lo que se denomina, “las peores formas de trabajo infantil”: trabajos potencialmente peligrosos que dañan la salud, la seguridad y el desarrollo moral de los niños.

Nuestro trabajo

  • Apoyamos a niños trabajadores para que se unan a centros de educación no formal donde estudian varias horas al día y tienen un plato caliente para comer. Un primer paso para acabar con el trabajo infantil. 

Tu donación ayudará a niños de todo el mundo a huir del trabajo infantil, el tráfico sexual o situaciones de emergencia.

Trabajo1

Con 12€ al mes

Trabajamos con los niños y sus comunidades para ofrecer alternativas económicas y que los niños no deban renunciar a su infancia para trabajar.

Trabajo2

Con 25€ al mes

Ayudamos a que los niños trabajadores se unan a centros de educación no formal donde pueden estudiar varias horas al día.

Trabajo3

Con 50€ al mes

Ofrecemos a los niños trabajadores la posibilidad de comer caliente al menos una vez al día y descansar una horas del trabajo.

 

Rescata a un niño ahora

*las donaciones se destinan a proteger a los niños más vulnerables en contextos frágiles, a luchar contra la violencia infantil y a actuar de manera inmediata ante la emergencia a través de la Red Internacional de World Vision.